Sabemos que para la fotografía de alimentos, la sesión de fotos tiene mucha producción. De aquí la sorpresa cuando vemos el menú en el restaurante y comprobamos que lo servido no es lo mismo que observamos en la fotografía.

Fotografiar alimentos tiene muchos trucos. Hoy te vamos a compartir unos consejos para que tus fotos sean las mejores, ya sea que las utilice en tu empresa, tus redes sociales o si vas a incursionar en la fotografía de alimentos.

Consejos para tomar fotografía de alimentos

Lo más importarte antes de iniciar la sesión de fotos, es revisar nuestro objetivo con la fotografía. Una vez definido el propósito de la foto, empezamos con los utensilios, decoración, el lugar, los colores que van a componer la foto, etc. En casi toda sesión de fotos, el producto debe estar recién salido del horno para capturar texturas, frescura y la esencia del producto.

Lugar e Iluminación:

El lugar es fundamental para las fotos, en especial por la Luz. La luz natural es genial para la fotografía de alimentos, siempre que sea suficiente para nuestras fotografías. Nos podemos auxiliar con algún reflector y cartulinas o icopor para rellenar las zonas que no queremos con sombras.

Si usamos luz artificial, lo ideal es usar 3 flashes. 2 de forma lateral y uno para iluminar el fondo, esto nos dará un aspecto cálido y natural. Si cambiamos uno de los flashes laterales y lo ubicamos atrás diagonal, lograremos textura a los alimentos, mostrando mas nitidez. Recuerda que los flashes no deben tener la misma intensidad de luz.

Si poseemos poca iluminación artificial, otra alternativa es ubicar el alimento al lado de la ventana, también le dará un toque muy natural a la fotografía. Fíjate muy bien la dirección de luz en cada sentido y el angulo del plato o producto.

Evita usar flash directo y de frente, da unos brillos excesivos y una apariencia poco agradable. Prueba cada angulo, cada composición de acuerdo al tipo de luz que tengas en el momento.

El Fondo

Fundamental lo que va a acompañar la fotografía de alimentos en la composición. Tanto en el primer plano como en el fondo, debemos usar elementos como tablas, botellas de vino, copas, etc.

Ten en cuenta que la comida debe ser la protagonista de la foto, no te vayas a exceder en elementos porque puedes incurrir en un error muy frecuente, donde el espectador no sabe donde fijar la mirada. Tu comida debe llamar la atención.

Usa fondos suaves o profundidad de campo con colores opuestos al de la comida, cuida mucho los detalles que la fotografía se vea limpia.

Composición:

La comida es el personaje principal, debemos ser muy cuidadosos en el perfil de la imagen. La comida debe tener la mejor vista, una excelente composición y el mejor encuadre posible para un gran impacto visual, da vueltas al plato, prueba varias tomas antes de empezar con las fotos.

Nuevamente recomendamos las distracciones del fondo, en ocasiones usar un lente de pocos mm (puede ser un 50 mm) esta a tu favor cuando es muy complicado ordenar la parte trasera de la fotografía.

Cuida cada Detalle:

Cada plato debe ser impecable en los bordes, cada alimento debe estar perfectamente colocado y si es una especialidad de la casa debe tener el estilo que lo caracteriza, debemos tomar en cuenta el tipo de platos y cubiertos que se usan para presentar su comida, estos darán mayor contraste y mostraremos todos los detalles en la fotografía.

Revisa las posibles formas de mostrar la comida de una manera deliciosa, puedes rociar una especia de color vibrante en sus papas fritas o cepillarse los vegetales con aceite de oliva para darles brillo extra. No lo olvide, cada detalle importa.

Posición de la Cámara:

Cuando hacemos fotografías de alimentos, debemos conocer el lugar donde colocaremos la cámara, la mayoría tendemos a fotografiar los platos en picada, pero si cambias de ángulo e intentas buscar un encuadre diferente colocando la cámara al ras de la comida, se verá con más volumen y será más atractiva.

Juega con los Ángulos:

Tome la cantidad de fotos como sea posible para probar los diferentes ángulos. Primeros planos, picada, contrapicada, al lado derecho, al izquierdo, desde donde se te ocurra.

Recuerda que tienes poco tiempo para sacar tu fotografía, dado que la comida debe estar recién salida para la foto, así que ten listo los implementos necesarios y en su lugar correcto para el momento de verdad en la fotografía.

Uno de los ángulos recomendados son los planos cerrados, para transmitir una sensación de cercanía que tan solo con mirarla imaginemos su olor y sabor.

Ten muy en cuenta usar trípode para estabilizar tu cámara.

La cocción de la comida:

Hacer comida para tomar fotos es muy diferente que hacerla para comer. No podemos dejarla cocinar el tiempo que acostumbramos, por ejemplo la carne pierde volumen cuando se cocina bien, los vegetales pierden color y esto en fotografía no da buen aspecto.

Muestra los ingredientes:

El alimento debe verse completo, es indispensable no perder un solo detalle en la fotografía. Para las sopas por ejemplo, en el fondo se puede usar papas y luego añadir la sopa para que permanezca a la vista cada ingrediente.

Usa las Herramientas Necesarias:

Pinzas, brochas, cubiertos, y cualquier accesorio para manipular de la manera correcta los alimentos, te ahorrará tiempo en la ejecución y organización. Un truco muy usado es el spray con agua para crear pequeñas gotas haciendo parecer el alimento más fresco.

Las Bebidas:

Para realizar fotografía de bebidas es mucho mejor diluirlas antes de fotografiarlas, sobre todo las bebidas oscuras porque de lo contrario se verán demasiado apagadas. Otra gran idea es fotografiarlas cuando se tiene movimiento, debido a que tienen diferentes consistencias y será más complicado, a menos que se trate de un cóctel muy elaborado y adornado.

La mejor forma de tomar fotografías de bebidas, es cuando se están vertiendo, adicional debemos tener una buena iluminación, de esta forma las fotografías se verán con colores más vivos.

Ajustes de la Cámara

Cuando deseamos fotografiar un solo alimento debemos cerrar bastante el diafragma para lograr cobertura total o en fotografías de diafragma muy abierto, donde solo se toma una sola parte en foco y el resto con profundidad de campo, es indispensable conocer las reglas para que la fotografía quede con la mayor nitidez posible.

Mucho cuidado con el balance de blancos, puedes tener un plato con unos colores espectaculares y la foto salir azul o naranja en toda su proporción. Trata de tomar las fotografías en RAW, te ayudará mucho en postproducción gracias a sus diversas configuraciones.

Se Amable

Si estamos en un restaurante es importante la cordialidad con los meseros, permitir al cliente acercarse para que conozca los detalles y lo cuidadoso que somos con su producto. Antes de llegar a la sesión de fotos, come bien para que el apetito no te juegue una mala pasada. Aunque nuestras fotos sean de alimento, permite primero que el cliente te ofrezca comida y no estés picando lo que te sirven para la fotografía.